Memorias del pequeño Mariano

Como antiguo literato del romanticismo que me considero y autor de frases tan conocidas como “si sigues recortando te vas a quedar si filo”, me tomo la libertad de expresar mis pensamientos por medio de la “puesía” más ilícita que se haya visto alguna vez por la Feria del libro. Y como no podía ser de otra manera utilizo el verso libre.

Y no es por que no sepa escribir mis versos siguiendo las reglas de la Cuaderna vía pero no estoy alistado en las filas del Mester de clerecía, más que nada porque no soy un hipócrita; bueno más bien no prometo “Amor al prójimo” para después añadirle estos versos:

Si impuestos pago como ser humano,

al pobre le dejo de dar la mano.

Así que me apoyo más en el Mester de juglaría, más libre y que se corresponde más con la labor que deseo desempeñar, la de un juglar, es decir voy a anunciar en forma de cancioncilla popular, o más bien a denunciar lo que pasa a nuestro al rededor, aquello que nuestras orejeras de burros labriegos no nos deja ver.

Pero como afamado escritor que me considero entre mis no menos que 2 lectores, mezclaré ambas herramientas la lírica y la prosa; puesto que creo que hay cosas que si las digo rimando más que un denunciante voy a parecer un diputado, y no me gustaría acabar mis artículo con un “¡Qué se jodan!”, es de mala educación.

Y ahora sin más explicaciones, vamos por la lírica de este artículo que como no podía ser de otro modo va a hablar de lo que sueña un pequeño e inocente niño llamado Mariano; perdonad que hoy no sea duro pero es que me gusta empezar todo con dulzura, ¿acaso no empieza así un nuevo gobierno?

De mayor quiero ser un gobernante,

pero no uno cualquiera,

quiero ser honrado y con talante,

y que el pueblo me quiera.

 

Para esto haré muchas cosas,

daré ayuda al quien no la reciba,

prometeré siempre cosas hermosas,

y sobre todo no subiré el IVA.

 

Pero hay algo que me asusta,

el cómo podré llegar al mandato,

copiaré al gobernador que más me gusta,

seré un nuevo Poncio Pilato.

 

Para todo ello necesitaré ayudantes,

y no personas que nos roban,

necesitaré caballeros andantes,

que a lo molinos griten: ¡Qué se jodan!”.

 

Me encantaría hacer actos memorables,

salvar a mi pueblo del paro,

me inspiraré en mis recortables,

que solo lo barato no nos sale caro.

 

Y todas y muchas más cosas,

puedo prometer y prometo,

que las diré en campañas exitosas,

y no las haré si estoy en un aprieto.

Y para que me conozcáis algo más, os diré que soy de Granada y por esto uso este método de expresarme porque año tras año en Plaza Birrambla me río leyendo las Carocas. Hasta otra se despide el que pretende ser vuestro trovador particular, y si no os gusta no me tiréis tomates mejor que sean cherrys que “está la cosa mu mala”.

Os dejo una canción del maestro Serrat que creo va muy acorde con el tema que acabamos de tratar:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s