The eye of the Yisus

Domingo. 12:00 de la mañana. El párroco alza la copa pidiendo por mi papá y por mí en el nombre de todos. El público enfervorecido grita: ¡AMÉN! Y empiezan a cantar uno de mis temas (normalmente los de dar la mano, que son los que más se llevan ahora). Vaya subidón. Y esto todos los domingos, porque el resto de días escucho vuestras plegarias, de 8 h. a 14 h. exceptuando los laborales y los festivos, y los miércoles, que me leo El Jueves.

Para mí esto es la verdadera motivación, lo que me hace avanzar año tras año, que la peña siga gritando mi nombre en las misas, en los estornudos y en los orgasmos.

Yo siempre he sido mu motivao, mu echao pa’lante. Lo mismo me iba a rezar al monte de los olivos con un vozarrón a lo Camilo Sesto y me sacaba una balada de la manga de mi túnica andrajosa (por dar ejemplo a los pobretones, no por que no tuviera pasta, que soy el hijo de Dios), que me hacía un dueto con Poncio Pilatos, que me liaba a repartir panes y peces, que repartía hostias como panes en el templo porque los romanos me tocaban mis santos cojones…

Yo, en un momento de motivación de la hostia
Yo, en un momento de motivación de la hostia

Claro, también es normal, las conversaciones que yo tenía con mi padre eran muy motivadoras. Algunos pensareis que, si yo y mi padre somos la misma persona, hablar con él significaría un principio preocupante de esquizofrenia, y un poco sí, pero es que antes de crear el universo… ¿con quién querías que hablara?.  Pues lo dicho, yo hablaba con mi padre de fútbol, coches y tías (lo normal que se habla con un padre), pero como su voz era casi la de Constantino Romero, con cualquier cosa que me dijera estaba yo motivado:

(Léase con voz de Dios)

«Hijo, vaya culo tiene esa, yo le daba pero es pecado»

-¡¡¡¡¡LE DARÉ POR TI PADRE!!!!!

Los sacrificios que hacía uno por su amado progenitor. Yo era un flipao en realidad. Siempre motivado, intentando motivar a los demás, y no me paraba a pensar que ellos no son super poderosos como yo. Claro, sin quererlo creé un rencor hacia mi persona que acabó conmigo en la cruz. Anterior a eso no me acuerdo de nada porque tuve una cena con los colegas y me pasé tela con la bebida. Si es que me puede la motivación…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s