Estúpido y sensual Yisus

Hola amigos de lo sano, este domingo mis enseñanzas irán dirigidas hacia el culto al cuerpo, pues todo el mundo sabe que ‘mens sana in corpore sano’ y que no te comes una rosca si nos marcando musculito. Palabra de Dios.

Yo, voy mucho al gimnasio del cielo a practicar y a perfilar mi body perfecto y deseado. Suelo encontrarme con grandes personajes de la historia como Sansón, Hércules o el Fary en la sala de pesas. Sé que muchos de los que leéis esto pensáis que la mente es lo primordial, y que sin entrenarla no vamos a ninguna parte… y yo digo: con la mente no se folla. Así soy, un tío pragmático. Hijo de Dios, sí, pero racional al cien por cien. Y es que en la época en la que estamos (yo soy muy de adaptarme a épocas), las féminas sólo se fijan en los chicos cachas, con el pelo rapado y con dos neuronas famélicas en su coco. Triste pero cierto. Y mi padre está tan harto de todos vosotros que por mucho que yo le pida no hace nada al respecto, por tanto lo único que nos queda es mostrar abdominales.

Nuestro cantante favorito en las alturas
Nuestro cantante favorito en las alturas

Cómo sé que esto de vivir sano no es muy vuestro, y cómo ya os he advertido que en el cielo no hay alcohol, y por ende llevaréis una vida locuela y borrachuza, me he partido el cráneo santo para sacaros unos cuántos pasos a la hora de adorar vuestro cuerpaso latino:

1.-Tomar verdura y fruta y legumbres y demás mierda insípida. No tengo ni idea de porqué mi padre lo hizo así, pero cuánto peor sabe una comida, más sana es. Supongo que será para probar si sois dignos de entrar en el cielo y que no pequéis con las hamburguesas de un euro del McDonalds… Así que vais mal todos.

2.-Nada de sedentarismo. Hay que moverse de casa, pillar la bici, la moto, el monopatín o el triciclo, pero apalancarse en el sofá viendo The Big Bang Theory no hará que tus abdominales crezcan. Intenta tener planes de forma constante y muévete, es sano, dicen.

3.-Espejito, espejito. Sé honesto contigo mismo al mirarte al espejo. No estás nada bueno, y tu cara no se puede cambiar… pero tu cuerpo sí. ¿Qué partes necesitan su dosis de gym? ¿Cuáles una liposucción? ¿Cuáles una tajada con cuchillo jamonero?

4.-Por último, lleva tu cuerpo al templo de Dios, el gimnasio, para que el Señor lo tenga en su gloria y tu piel tersa sea de su agrado. No hagas enfadar a mi padre que te manda plagas como el que se lava los dientes… Muy de vez en cuando, pero sin andarse con rodeos.

En definitiva, dejad de preocuparos tanto por los sentimientos y la mente, panda de intelectuales vírgenes, y poneros mazaos a lo Rafa Mora que sino vais a seguir leyendo este blog en vez de amar de forma brutal a Jessica Alba en una tórrida noche estival.

Mi amiga la Jessy
Mi amiga la Jessy

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s