Dieta Catódica

Digan la verdad, no hicieron la operación bikini antes de empezar el verano. Bien que hiceron, los yogures Activia y demás productos hipocalóricos quieren dominar el mundo. De todas formas sí que deberíamos comer más sano, y eso va también para todos esos televisores que nos leen (No saben ustedes hasta dónde llega el concepto de SmartTV).

Por eso les hacemos a todos los televisores, conglomerados de cadenas de televisión y ejecutivos como Paolo Vasile y González-Echenique (los cuales sobrevivirían a catástrofes nucleares) las siguientes recomendaciones:

  • Basta de refritos. No digan «reposición de series nostálgicas» ni «Matrimoniadas 8.0». En serio, dejen de hacerlo.
  • ¿Comerían lo que vomitaron con aquella comida que ni siquiera les gustó? Pues no obliguen a sus canales de relleno (Nova, La 7, Divinity…) a comerse reposiciones de series como La Que Se Avecina, la cual es una papilla que sólo gusta a niños pequeños. A estas alturas ya deberían distinguir qué series son livianas y llevaderas para el estómago y cuáles son como las espinacas que desechas de primeras y que tu madre guarda para la siguiente comida. Friends, Los Simpsons, How I Met Your Mother, The Big Bang Theory… está bien, cuantas veces vengan. La Que Se Avecina, Aquí no hay quien viva, Sexo en NY… ya está, una vez y no más. Otras series como Two Men and a Half o Joey pueden reponerse, pero con tiempo como para haberse olvidado de ellas.
  • Nada de casquería. A no ser que sea para ver los sesos volando de Mariló Montero, Susana Griso o Ana Rosa Quintana. «¡Oh! ¡Violento! ¿Cómo deseas ver la muerte de alguien? ¿Quieres colaborar con Tarantino?», preguntaréis indignados. Pues no, oye, comer órganos te aportará mucho hierro y te evitará una anemia, pero quien a hierro mata, a hierro muere, y estas tres divas de las mañanas se han ganado el papel protagonista en una película snuff por cómo cubren las noticias más escabrosas. Cómo disfrutarían si se volviera a dar la matanza de Puerto-Hurraco…
  • No tengan miedo de probar cosas de diferentes países. Y ponerlo en VO directamente almas de cántaro. Se mira poco a Gran Bretaña y cuando se mira es para traerse a Downtown Abbey, que no es que sea mala, pero Black Mirror, The IT Crowd están allí muertas de risas. Bueno, Black Mirror no de risa pero…
  • La cropofagia no es buena.
  • Coman a su hora. Es algo que parece obvio, pero lo estáis jodiendo bien. ¿¿¿Dos capítulos seguidos de series como Homeland o Under the Dome??? ¿Por qué? Hablo sólo de esas por que son las que he querido seguir. Aún la segunda como ha pillado en verano (mala época también para hacerlo, cuando se apetece estar en la calle) puede uno tragarse un par de capítulos de una sentada. Pero dosifiquen. Vale también para las comedias de producción nacional. Hora y media semanales de risa no lo conseguís, está claro, ni con las ya mencionadas ni con Con el culo al aire, Pelotas o Buenagente. Creo que una de las mejores comedias españolas y a la que le sienta bien las reposiciones (si obviamos Vaya Semanita y Camera Café) ha sido la siempre injustamente tratada Qué vida más triste. Vamos Vasile, Echenique, Lara, repitan conmigo M-E-D-I-A H-O-O-O-R-A. Pues nada, si lo repitieran, les saldría hora y media, con tres cortes publicitarios y con actores como Eduardo Gómez.

Un comentario sobre “Dieta Catódica

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s