Tercetos después de ti

Esta semana y con un día de retraso os traigo unos versos de mi puño y pataleta, no se me ocurre nada más propio para un juglar que cultivar (con más malas hierbas que amapolas y orquídeas) la poesía. Tras releer esos versos de Miguel Hernández que dicen

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

decidí escribir algo utilizando el terceto, y aquí está el resultado:
Cuánto has cambiado mi pequeño mundo,
con qué facilidad sin dejar huella,
robaste el barco y en el llanto me hundo.
.
Escultura de mármol, arte, bella,
¡ah! demoledora de corazones,
con los labios de un color grosella.
.
Cambiaste las letras de las canciones,
agarrada a mi brazo por Granada
llenaste de recuerdos los rincones.
 .
Me has cambiado con tus polvos de hada,
de manso a animal iracundo,
dejando mi moral desnuda y ahorcada.
 .
Todo esto lo hiciste en un segundo,
desordenando el desván de mi vida,
y el Club de Tus Torturados fundo.
 .
Y mirando mi alma desatendida,
con mi mala letra y sin desgana,
escribo estos tercetos tras tu despedida,
para no pensarte hasta mañana.
.
Espero que os haya gustado, y pido disculpas por los errores de métrica que pueda haber. Hasta la semana que viene.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s