Repudio el llamado de Cupido

Aquí os traigo un soneto bastante acorde con la línea de la entrada anterior, un canto al rechazo del amor o, para los más desafortunados como un servidor, del enamoramiento no correspondido. Como podéis ver he introducido algunos elementos algo científicos o carentes de lo que estamos acostumbrados a tomar como cosas con gusto poético, cálidas y delicadas. Algo parecido a la corriente vanguardista de la Generación del 27, en la que se incluían objetos más fríos: los automóviles o la electricidad o incluso un ascensor como en Venus en el ascensor de Alberti.

Me arranco el corazón con la mano,

lo pongo en una bandeja de plata,

borro con cuidado cada errata,

lo pinto rojo, que parezca sano.

.

Luego lo preparo para la guerra,

dos bidones de nitrógeno líquido,

para que en cada emoción quede frígido,

una muralla de dientes de sierra.

.

Aguja e hilo para las heridas,

pongo cada espina bien afilada,

una coraza de acero bruñido.

.

El enemigo, para salvar vidas,

quiere firmar la paz con su llamada,

le he colgado, maldito Cupido.

2 comentarios sobre “Repudio el llamado de Cupido

    1. Me alegra que te guste nuestro blog y en particular esta entrada.
      Gracias por el comentario, me daré una vuelta por el tuyo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s