Capítulo III: Sonríe y manipula, dos órdenes y una.

…,derecha, idquierda, centro y nudo”. Cada día cantaba en voz alta los pasos mientras se hacía el nudo de la corbata. No lo decía en voz alta, pero se recordaba mentalmente ponerse su sonrisa permanente, transmitiendo seguridad y confianza. La gente aquí se bastaba con eso para votar a su partido. Pocos sabían su nombre y aún menos el cargo que ocupaba en el ayuntamiento, pero en cada foto no estaba a más de dos metros del alcalde, todos los negocios de la calle Sierpes conocían su cara y que en su billetera de cuero sólo tenía billetes de cien euros. La semana santa era la fecha para ejercer su poder, su influencia, su fuerza. Cuando se enteró de la muerte de Corcuera sintió que le faltaba el aire y aquel día sonreír se le hacía cuesta arriba.

Desde luego el atacante no jugaba en su liga. Él se habría enterado como juez y parte que era de la mafia de gomina, medalla de la Macarena y verano en El Puerto, de la mafia de Cruzcampo y jamón 5J, de palco para ver el derbi. No podían permitirse una semana santa sin alguien organizando la labor de la cofradía. Una pizca de cocaína por cada una de las catorce estaciones de penitencia del via crucis eran las uvas de la suerte que necesitaban los costaleros en aquellas santas nocheviejas. No creía que hubieran podido ser los sucios. Ellos se ocupaban de los barrios marginales de la capital y aunque los despreciara sabía en el fondo que sus líderes eran inteligentes y no iban a buscar semejantes problemas en estas fechas.

Pedro Ramírez lo había citado en la casa de la hermandad. Aquel infeliz no estaba capacitado para el cargo, le faltaba inteligencia y le sobraba arrogancia. Hasta ahora había ejecutado buenamente las órdenes que le había dado Corcuera pero ser el segundo de a bordo no le parecía razón suficiente como para ascender.

Entró en el despacho y vio a Pedro flanqueado por dos armarios o, en este caso, dos confesionarios bien fornidos. No esperaba encontrarse con el chaval del difunto. Descartó la idea de presentarse a las elecciones que había estado rondando toda la tarde. No había sido bautizado en la Basílica y ni siquiera sus padres habían sido hermanos de la cofradía. Él tenía que seguir en un segundo plano. Juande tenía que ser el candidato.

-Hola Fran…

-Don Francisco, si no te importa -ese hombre no sabía guardar las formas. Las ayudas municipales se verían reducidas si ganaba aquel cateto de patilla y Land Rover.

-Don Francisco, disculpa.

-Juande, siento mucho lo de tu padre. Extraoficialmente unos locales están investigando el asesinato. Son de confianza. No tenéis por qué preocuparos.

-Gracias, señor.

Tenía que llevar el peso de la reunión y no darle oportunidad a pensar a Ramírez.

-Sin lugar a dudas eres el más indicado para sustituir a tu padre en el cargo, y estoy seguro de que tu padrino así lo había pensado y por eso nos había reunido, ¿verdad, Pedro?

-Sé que no te caigo bien y que el partido es un aliado importante, pero creo que ha llegado mi momento. Sin duda iba a tener en cuenta en mi candidatura a Juande. Así iría aprendiendo y llegado el momento podría ocupar mi puesto. Sabe que es como el hijo que no tuve -dijo mientras giraba la silla-. Mis niñas ya se ocupan de las catequesis y sin lugar a dudas la mayor está esperando a que te declares y yo te daría el visto bueno.

A Juande se le había puesto la cara más pálida que los cirios que tenía de fondo. A Francisco se le escapó una sonrisa de jugador de póker al que un novato le lanza un farol que no va a ninguna parte. Las alarmas de la Basílica empezaron a sonar. Fueron todos corriendo y los cirios encendidos alumbraron sus caras pálidas de asombro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s