Ella

Sentado en su sillón, encorvado y sujetándose la cabeza con las manos escuchaba el único ruido que podía percibirse en el silencio de la noche: El tic tac de un reloj que marcaba las cuatro y media.  Junto a él, una pequeña mesa servía de soporte para un vaso con restos de alcohol y dos hielos que se derretían a medida que pasaban las horas.

Con un movimiento casi mecánico se levantó y dirigió sus pasos a las escaleras que descendían hacia el sótano. Al llegar palpó la pared hasta que encontró el interruptor que encendía la luz que iluminaba una acogedora estancia. Se dirigió al fondo de la misma y se paró junto a su ataúd. Lentamente fue abriendo sus cerrojos y levantó la tapadera que ocultaba su frío cuerpo.

Sintió un escalofrío.

Con dedos temblorosos acarició su largo cuello y recorrió su cuerpo hasta su vientre. Con delicadeza la extrajo de su negra funda. Apenas pesaba.

Se sentó en un viejo sofá manteniendo su cuerpo sobre él. La abrazó y suspiró. Cerró los ojos y de nuevo palpó su forma. Conocía cada punto, cada curva, cada parte de ese cuerpo. Cómo lo había echado de menos todo ese tiempo que había vivido apartado de ella.

Con algo de torpeza por la falta de práctica colocó su mano izquierda en la parte superior de su largo cuello y la derecha sobre las finas cuerdas que atravesaban su vientre.

Cerró los ojos y tocó con suavidad un acorde que sonó equilibrado. Aún estaba afinada.

Se concentró en recordar las notas y comenzó a interpretar una melodía que pasaba de piano a forte y que jugaba con la ralentización de los tiempos hasta transformar las notas en intérpretes de sus sentimientos. Mantenía en vilo notas sensibles para acabar cayendo en un profundo torrente ascendente que finalizaba en una aguda melodía desesperada hasta acabar en un acorde final que reflejaba la paz de un final tranquilo y deseado.

Mientras se perdía el sonido de las últimas notas colocó su mano de canto sobre el puente inferior y fue posándola poco a poco hasta acallar el suave susurro de la única mujer que nunca le abandonaría.

Un comentario sobre “Ella

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s