Que quiten esas sonrisas de sus caras

Ya basta. No podemos seguir tragando de esta manera. Estamos haciéndonos daño a nosotros mismos, formando una úlcera en nuestros estómagos a causa de no hacer ni por abrir la boca para quejarnos por esta situación. ¿Sirven las manifestaciones? ¿Sirve poner tuits exigiendo justicia? ¿Compartir en tu muro de Facebook carteles reivindicativos? Sinceramente, no lo creo. La gravedad del problema va mucho más allá. Hay quien dice que sólo una pequeña parte de la población es la responsable. Mira a tu alrededor y afirma que eso es cierto. No creo que puedas hacerlo sin tener serias dudas.

Sin embargo, podríamos revertir la situación actual sin más que pagar con la misma moneda. Haciendo lo mismo que ellos. Nada. Verían así que esta sociedad funciona si y sólo si todos colaboramos, remamos en la misma dirección. Lamentablemente estas palabras han perdido su significado y se nos viene a la mente “remar en la dirección de aquellos a quien estamos manteniendo, mientras ellos continúan aprovechándose de nosotros”. ¿Cuál es esa dirección de la que hablo? La que decidamos. De abajo a arriba, dirán unos, de atrás hacia adelante. Cualquier dirección es buena si sirve para lograr el propósito marcado, qué más da si le damos la vuelta a la tortilla y el cambio se produce de arriba a abajo. Lo importante es cambiar.

¿Por qué no iniciar el cambio hoy mismo? Aún hay demasiada gente que piensa que un mundo justo es irrealizable, que nunca seremos conscientes de que nuestras acciones repercuten en el total de la sociedad, que estos deseos no se pueden alcanzar si todos ponemos de nuestra parte. Y suelen ser este tipo de personas quienes se dejan llevar por una sociedad individualista, donde cada uno “pelea su comida” e intenta no dejar nada a los demás, actúan como si el problema no fuera con ellos, que sonríen impunemente mientras hacen gala de una total desconsideración por nosotros, que ya tenemos asimilado que nos toca remar.

Por eso hay que dejarles un mensaje bien claro y directo. ¡Basta ya, dejad de apretar el tubo de pasta de dientes por donde os de la gana y hacerlo desde el final del tubo! ¡Desaprensivos!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s