Bisiesta

Aquí va otra entrada que intenta usar de alguna manera la palabra enviciar. Ha sido algo escrito en unos cinco minutos, pero bueno ha quedado así y así se queda:

Que sí, que eres muy guapa,

que seguro que eres la de los ojos de gata,

que tus piernas hacen de molde a maniquís,

que incluso tu ombligo vale cien maravedís.

Que vale, que eras ocurrente, graciosa,

que a tu lado la pena fue perezosa,

de acuerdo, que me empaché de mariposas,

que le quitaba con la lengua las espinas a las rosas.

Lo reconozco, me tuviste prendado,

como yonqui zombie y enviciado,

que doliste, y no lo siento,

como a Hernández el aliento.

Pero ahora no sé explicar mi sentimiento,

cómo contarte que me desmiento,

cómo decirte que fuiste especial por un momento,

como el más común febrero bisiesto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s