Insúlteme, por favor.

Buenos días tengan ustedes, les dejo aquí para su disfrute la cadena definitiva para colgar en su muro de Facebook, en la puerta de su casa o junto a la hoja parroquial de su iglesia, si así lo considera. Espero que lo compartan y no les sea de su agrado, por el bien de la convivencia de la raza humana con cuenta en cualquier red social:

“Hola. ¿Piensa ud. que soy gilipollas? Venga, no se corte, conteste. A diario nos quejamos del gobierno, del tráfico, del vecino cuelga-cuadros o del hombre del tiempo. Sin embargo, el gobierno sigue usando el poder en el beneficio de los suyos, los coches saliendo de las rotondas desde el carril interior, su vecino taladrando y los meteorólogos fallando.

Sus críticas nunca llegan al destinatario pues la mayoría de las veces son murmullos. Mñemñemñe. Por eso le propongo, en exclusiva y por tiempo limitado, que me hagan las críticas hacia mi persona que les parezcan conveniente. Pueden optar a hacerlo públicamente o por privado, con argumentos o insultos injustificados.

La única forma de corregir esas cosas que no nos hemos dado cuenta de que hacemos y obviamente están mal, como el manspreading o el laísmo, es a base de educación. Pero no sólo servirá para aprender qué molesta de mí, también para que usted se desahogue en la tranquilidad de su hogar y, al menos por una vez, suelte la mierda que a diario traga. Ya sea que no soporta mi tono de voz, que le debo dinero (juro no recordarlo) o, como me dijo un desconocido por la calle, que soy feo. Comuníquemelo, usted se sentirá aliviado y yo tendré un punto de vista adicional sobre mí.

Si alguien me tiene como amigo en Facebook por compromiso, por favor, elimíneme de su lista de amigos sin ningún reparo. Sólo me tomaré mal los comentarios positivos y los que pregunten por qué lo hago. Es obvio y necesario.

En el caso de arrepentirme de esta decisión al pensar en qué percibirá de mí una empresa para la que pudiera querer trabajar si me buscase en Facebook haciendo uso de invasivos expertos en recursos humanos y se encontrase una larga lista de insultos, borraría mi cuenta, haciéndome más productivo y por tanto mejor preparado para dicho puesto de empleo. Y si hunden mi moral, me haré cantautor de los que triunfan contando lo mal que les trató la vida. Todo ventajas.

Muchas gracias. Un saludo.

Empiezo yo: “

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s