Entrevistas a Destiempo. Hoy: Platón

Como siempre, ya sea a los tres días o a los seis meses, vuelvo. Salgo de entre la nada, resucito de entre los muertos, reaparezco de entre las tinieblas y os regalo el trabajo del que más orgulloso estoy en mi corta y eterna existencia. Me refiero a… «ENTREVISTAS A DESTIEMPO». Sección esta que recoge entrevistas del gran Yisucrist a personajes históricos que tenemos por aquí arriba. Os aviso que, como periodista, tengo un estilo incisivo en mis preguntas y saco la información más comprometida a todo aquel que tengo delante, como Jesús Hermida, Jordi Évole o Jorge Javier Vázquez.

platonPara comenzar con esta lista de personalidades tremebundas y únicas, tengo frente a mí a uno de los mejores pensadores de la historia, un griego de los que ya no quedan (ejem, ejem), un filósofo de los pies a la cabeza, que inspiró a Mecano con aquello de «sombra aquí, sombra allá»… Así es, está con nosotros ¡PLATÓN! Fuerte aplauso para él (Ángeles aplaudiendo a tope, alguno silba, muy excitado)

Yisus: Muy buenas, Platón, ¿qué tal estás?

Platón: Hola, Mesías, pues muy a gusto, ya tenía ganas de venir a tu programa

Y: Eso se lo dirás a todas, bribón (risas en todo el plató). Bien, la primera pregunta es obligada: ¿Por qué una caverna?

P: Bueno, lo cierto es que en un principio iba a ser una simple cueva, no tenía porque ser una caverna. Pero tenía que ser un sitio así que oliera a cerrado para que la gente, al imaginarlo, sintiera un poco de asquito. No lo especifico en «El Mito de la Caverna», pero la peor parte del lugar es que huele fatal. Muy mal. Como a sudor entre los dedos de los pies, o a huevo podrido, o a…

Y: Vale, vale, nos hacemos a la idea. ¿Te molesta que este mito pueda «ensombrecer» al resto de tus metáforas?

P: Nadie puede huir de sus mayores obras, y menos si obtienen tal repercusión. Fijate, que en la época de selectividad me siento hasta mal al ver a tanto niño estudiando mis mierdas, pero claro, ¿cómo van a saber nada de la vida si no estudian mi caverna? Pero sí, es cierto que a veces me gustaría que hablaran de la gilipollez que dije una vez: «El cuerpo humano es el carruaje; el yo, el hombre que lo conduce; el pensamiento son las riendas, y los sentimientos los caballos». Esa metáfora gustó menos, y yo nunca lo entendí.

Y: Además de esa frase y muchas otras, quiero destacar una en concreto: «La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos». ¿Mantienes esa frase?

P: Hombre, hay que ponerla en contexto…

Y: Perdona, yo hago las preguntas ¿de acuerdo?

P: Sí, claro, pero déjame que…

Y: ¿Mantienes la frase, sí o no?

P: Es que hay matices, no es tan fácil…

Y: No me estás respondiendo, ¿sí o no?

P: Venga va, la mantengo.

Y: Eso está mejor. ¿Cuál es tu filósofo favorito?

P: Bufff… Lo cierto es que tengo cierta debilidad por dos colegas como Sócrates y Aristóteles, a los que quiero agradecer que hayan venido hoy de público, y que me parecen unos fieras en lo suyo. Pero sí que tengo que reconocer el trabajo de otros grandes que me han inspirado como René Descartes, Josep Guardiola o Mario Vaquerizo.guardiola

Y: ¿Y tu Youtuber?

P: Me estás poniendo en grandes encrucijadas, si te soy sincero. Pero me voy a mojar en todas, así que en este caso te diré la santísima trinidad de los youtubers: Salvador Raya, El Rubius y Mariano Rajoy.

Y: ¿Cómo empezaste tu carrera de filósofo? Es decir, ¿cuándo te diste cuenta de que eras filósofo?

P: Bueno, aquí habría que aclarar que filósofo se nace, no se hace. Y yo me di cuenta pues… un caluroso día de agosto, allí en Atenas, mientras jugaba al fútbol con latas, pensé «creo que soy filósofo», porque le preguntaba a todos mis colegas que por qué la vida era tan dura. les amargaba un poco, la verdad.

Y: ¿Y ya está?

P: Sí.

Y: Ah…

P: ¿Qué pasa?

Y: No, nada, esperaba una respuesta con más enjundia

P: Pero es que fue así

Y: Ya, ya

P: Si quieres me invento otra historia y luego cortáis esta parte…

Y: No, de verdad, no te preocupes

P: Pero si no me cuesta nada

Y: Bueno, pero si fue así, pues fue así, no hay problema. Es sólo que al ser tú un filósofo, pues creía que ibas a tener una historia súper interesante detrás

P: Pasa mucho

Y: Ya, supongo

Tras un silencio incómodo, y un amago de aplauso de un angelito que, seamos sinceros, muy espabilado no era, continúo mi entrevista, llegando a la recta final de la misma.

Y: ¿Qué consejo le darías a los filósofos jóvenes, que estén empezando?

P: Pues que se lo pregunten todo, que se dejen barba, que pongan poses así de pensar a tope, y que huelan raro, eso es primordial, los filósofos no se echan colonia, lo que hay que ponerse es desodorante así en sitios extraños para descuadrar al personal, yo por ejemplo me lo echaba detrás de las orejas, que da un gustito muy curioso. Y bueno, que sean ellos mismos.

Y: Por último, una rápida: ¿Qué te parece el trato que le están dando los medios de comunicación a la tonadillera por excelencia, Doña Isabel Pantoja?

P: Me alegra que me hagas esa pregunta, lo cierto es que me parece de vergüenza absoluta lo que le están haciendo a Isabel, tanto que hemos disfrutado todos con sus canciones, con su pasión sobre un escenario… No es justo que acabe de esta manera, como bien dijo una señora que habló en el programa de Ana Rosa Quintana: «Ella tampoco ha matado a nadie».pantoja

Y: Pues con esto nos despedimos, querido Platón, ha sido un placer tenerte aquí… (aplausos)

P: El placer es mío, Yisus

Y: …Un placer charlar contigo, y esperamos que te vaya bien por aquí arriba, nos volveremos a encontrar

P: Seguro que sí, gracias y hasta otra

Y: Y a ustedes les emplazo a la próxima «Entrevista a Destiempo», en la cual hablaremos con el bigote más reconocible de la historia… Y hasta aquí puedo leer. Un abrazo y ya saben lo que digo: «Si buscas convertir el agua en vino…»

Público: «…Yisus es tu fiel amigo» (Aplausos atronadores)

Y: ¡All right! ¡Gracias a todos, hasta pronto, un besazo!

Escéptico-man

Como un Carrusel Deportivo, pero en términos católicos. «Y ahora nos vamos a León, donde espera Ana, cuéntanos Ana». Y una señora mayor irrumpe en antena. El oyente escucha una voz quebrada que reza por su hija, que no tiene trabajo, sus hijos, que no se hablan, y un nieto suyo, que tiene trabajo pero quiere dejarlo. La anciana rompe a llorar y la presentadora promete que todo se solucionará gracias a la Virgen María. «Estamos ya en Valencia, Javier, muy buenas tardes, cuéntanos». Un joven pide por la desaparición de las sectas, para que la Iglesia Católica prevalezca sobre ellas. También obtiene consuelo. Sólo falta escuchar «¡Gol en Balaídos!» para acabar la ronda informativa.

Además de encontrar cierta similitud, esta puramente radiofónica, con los programas de información deportiva en directo, mi mente consigue conectar la mecánica de este espacio de la emisora Radio María con algo que ya he visto antes. Estos programas que sólo sirven para que el presentador haga el ridículo de forma flagrante, y que al final, son más carne de zapping que otra cosa. Sí, me refiero a los programas de tarot y videncia. 

Se trata del engaño, la estafa, el aprovechamiento de personas desesperadas, educadas en un pensamiento de por sí corrupto, arcaico y autodestructivo. Es rastrero, vil y de la peor condición humana. No hay consuelo en esas llamadas, hay ignorancia y autocompasión, alimentadas por una voz al otro lado del teléfono que sabe lo que hace, sabe a qué esta jugando. No me inspiran ni una pizca de lástima estos traficantes de lágrimas, al contrario, me producen repugnancia.

Decía un sabio profesor que podemos odiar al programa «Sálvame» pero hemos de entender a los que lo ven. A pesar de ello, no dejo de pensar que la filosofía que se nos inculca (casi se nos impone) desde los organismos que siguen esta doctrina, conlleva al aborregamiento y el regreso al pasado más desastroso para la vida en sociedad. No voy a culpar a Ana y Javier por llamar a Radio María, pero me niego a que en las generaciones venideras, cuando un médico salve una vida humana, se le sigan dando las gracias a Dios.

Que nadie se me enfade, solo intento provocar reflexiones. Y desahogarme un poquito también. Bendiciones y buenas noches.

Profeta en serie

Whats’up niggas? Siento no haber estado disponible estas últimas semanas, pero me he imbuido en el fascinante universo de las series de televisión vía Internet. Que me he hecho cuenta en Series.ly, vaya. Ya me he visto un total de 56 series, desglosadas en unas 42 americanas, 8 inglesas, 4 francesas y 2 tailandesas (esto es pleno postureo divino). El gusanillo de las superproducciones seriadas se ha instalado en mí (concretamente en las llagas que me dejó la cruz), y mi mente ha divagado para intentar adaptar la Santa Biblia a las series de mayor bombo y platillo del panorama internacional. Ahí van mis propuestas:

-Breaking Bread: Un profeta pluriempleado recibe una mala noticia: tiene un Judas incurable. Ayudado de su antiguo apóstol, Pedro Pinkman, fabrican hostias consagradas de la más pura calidad pero tiñéndolas de azul, por aquello de que hay que ir al cielo cuando se muera uno, y el cielo es azul, y eso. Mensajes subliminales ahí. Su mujer sería María Magdalena, una prostituta… como en la serie original.

-The Sotanos: Una familia de curas en el Vaticano que, liderada por Rouco Sotano, dispondrá de ciertos negocios oscuros para subsistir, amparados en la omertá propia de las mafias italianas. Venganzas cruentas, monaguillos impuros, gente que lleva gafas de sol… ¡de noche! y un sinfín de señores mayores fumando puros con sonrisas socarronas.rouco

-The Adan y Eva Theory: Una sitcom muy loca en la que Adán y Eva son compañeros de piso de una serpiente un poco sibilina que los pondrá en los aprietos más tronchantes. Las hojas de parra serán el nuevo icono de la diversión.

-A dos metros bajo tierra: Esta trataría de la vida de Lázaro.

-White is the new Black: Un jovencito gallego llamado Manuel Fraga ingresa en la prisión de Satán, justo en el ala oeste del infierno. Allí, lo que parecía una breve parada en su camino al cielo, propio de todo votante del PP, el inocente Fraga verá como todo se tuerce y las aventuras y confusiones se suceden, conociendo a carismáticos personajes como Joseph ‘Red’ Stalin, Adolf ‘Ojos Locos’ Hitler o Judas ‘Pennsatucky’ Iscariote. Dada su condición de novicio en el infierno, Fraga llevará unos ropajes blancos, que señalan que es en realidad un chico bueno, de ahí el nombre de la serie. Basado en hechos reales (creo).

-Cómo conocí a vuestro padre: Es un plano secuencia de cómo la Virgen María le explica a San José el rollo de la paloma. Risas aseguradas.

Por ahora no he presentado ninguna a las compañías y canales audiovisuales, pero estoy seguro de que el éxito vendría rodado. Si tenéis alguna sugerencia no dudéis en dejádmela en los comentarios, que actualizo más el blog que el correo de rezos y salmos. Un beso de profeta.

PD: Con motivo del aniversario del blog, se está cociendo la segunda entrevista a Yisus de la historia… ¡Y esta vez puedes entrevistarlo tú! Estad atentos, piltrafillas 😉

Corre que te pillo

Estaba borracho como una cuba, no voy a negarlo. Había sido una tarde perfecta en el hipódromo, por lo que decidí ponerme hasta arriba de licores varios, extasiado por la magnitud de mis ganancias. No es que me hubiera convertido en millonario, pero sí es cierto que me había solucionado muchos problemas con una dosis de fortuna demasiado improbable para ser real. A esas horas de la noche, con Chicago como único testigo, decidí que era la hora de volver a casa y tomarse lo que algunos llaman como el descanso del guerrero.

De repente, adiviné una figura oscura abalanzarse sobre mí y mi reacción tuvo que ser tan patética que mi persecutor soltó una espontánea carcajada. Caí al suelo del susto y él aprovechó para sacar su pistola, con la seguridad de que yo no tenía los reflejos necesarios para escapar de aquella situación. Pero bien es sabido que la muerte, o al menos el olor que se desprende de su cercanía, reaviva cualquier sentido del ser humano. Y con esta exquisita ironía me desperté de mi alcoholizado letargo y le arrojé la piedra más cercana que encontré, golpeándole justo en el rostro. Entonces sí me levanté y corrí en pos de mi vida.

Mi mente dibujó el camino que debía seguir. Primero doblar a la izquierda. Escuché su maldición, lejana, y luego un disparo. Un disparo que probablemente sacudiera el aire de plena rabia, pero que hizo que mis tripas se encogieran. Corrí más deprisa (aunque creía que no podría). Ahora a la derecha. A ese callejón. Oía sus pasos. Joder, yo estaba borracho. A la derecha de nuevo. Estaba cerca. ¿Y si él sabía a dónde yo iba? ¿En qué estoy pensando? Si voy a mi casa me matará allí, tengo que despistarlo.

Otro disparo. Volví mi cabeza y lo vi desaparecer al entrar en una avenida. Mierda, en aquella calle tendría espacio de sobra para alcanzarme. Al callejón de nuevo. Un escondite, un escondite, un escondite. Las palabras retumbaban en mi cabeza tal y como lo hacían mis pies contra el suelo.

Al salir del callejón observé un puente. Allí abajo estaría seguro. Di un rodeo. Tenía ganas de vomitar. Lo escuchaba cerca. Me giré. Aún no tenía disparo. Vamos, vamos, vamos.

Me deslicé bajo la penumbra del puente, que parecía poder protegerme de todo mal. Sus pasos se frenaron. Me había perdido y ahora me buscaba. Por mi cabeza pasaron varios nombres, me concentré en intentar respirar lo menos posible. No hacer ni un ruido. Sus pasos se alejaban. ¡Sí, se está yendo!¡Se va!

Justo entonces me entró hipo.

Todo el espacio del mundo

Había muerto. Los veía desde arriba y también se veía a ella misma, tumbada sobre la cama del hospital, inmóvil. Eran las 5 de la mañana y su marido y su hijo dormitaban como podían en los incómodos sofás del cuartucho blanco e impoluto, sin saber, evidentemente, que Yolanda perdía la vida justo en ese instante. Fue una elevación, y de repente ocupaba todo el espacio, y cuando digo espacio no me refiero solo al espacio de la habitación donde su ‘yo’ material yacía, sino a todo el espacio que seamos capaces de imaginar dentro de nuestros límites físicos y terrenales. Quería marcharse cuanto antes, pero una fuerza que no alcanzaba a comprender la impulsó hasta su familia, y abrazó a su hijo. Al menos hizo el intento de abrazarlo con unos brazos que no existían, con un cuerpo etéreo, sin forma toda ella, suspendida en el desasosiego de no sentir… pero tenía que irse.

Marquitos abrió los ojos, como si supiera lo que pasaba, y se sobresaltó al ver a su madre en la cama, sin duda por la impresión de la situación en la que se encontraba su progenitora o tal vez porque en el duermevela Marquitos imaginaba que estaba en casa, en un hogar cómodo y confortable que se desvaneció cuando la realidad lo golpeó mortalmente. Se irguió, inquieto, lo cual despertó a su padre, quien observó la falta de pulsaciones de Yolanda. En un minuto, el cuarto estaba lleno de enfermeros y enfermeras, luchando por salvar la vida de aquella mujer, que aún seguía en la habitación, riendo divertida ante la inutilidad de los actos de aquellos pobres demonios. Sin embargo, un súbito escalofrío recorrió su ser de forma casi imperceptible. Sintió un cosquilleo, luego los dedos hormigueando y se le ruborizaron las mejillas, al instante se vio las manos, estaba regresando a su cuerpo y una tremenda descarga la hizo estremecer… Sentía latir un corazón.

Es curioso que en estos momentos cualquier resultado derive en un mismo final: el llanto. Tanto padre como hijo descargaron toda la tensión que acababan de vivir a través de un torrente de lágrimas, lo mismo que habría pasado si Yolanda estuviera muerta, con el deber cumplido de a quien le ha llegado la hora y parte presta hacia su destino. Pero no fue así. Estaba viva. Sentía a su pecho subiendo y bajando, un mechón de pelo le tapaba el ojo izquierdo y la sensación era extraña. Ya no ocupaba todo el espacio, solo aquel que reclamaba su cuerpo… aunque no era como antes: Yolanda no sentía las piernas. “No siento las piernas”, musitó casi pidiendo perdón por lo que estaba sucediendo. Se pedía perdón a ella. Era terrible. Pudo haber escapado de toda esta mierda y se quedó para descubrir el lado más rastrero y sucio de la vida. Se quiso morir y recordó que no se dan segundas oportunidades.

“No siento las piernas”, dijo, ahora en voz alta para asegurarse de ser oída. Casi le entra la risa al acordarse de Rambo.

Horóscopo divino

Muchos años después, frente al pelotón de crucificamiento, el mesías Yisus Cristo había de recordar aquella tarde remota en que su padre le enseñó cómo hablaban las estrellas. El Cielo lo conformaban 20 estrellas a lo máximo, hechas de material de bajo coste (del IKEA, vaya), porque estábamos empezando con la obra. «Con esto daremos puestos de trabajo a los más gilipollas de la Tierra, hijo mío», me dijo mi papi todopoderoso. Yo, aún imberbe, entendí que ser astronauta sería el trabajo de los gilipollas por excelencia, pero más adelante descubrí que a lo que mi padre se refería era a la astrología y todas sus vertientes. Finalmente, me dijo cómo se leían de verdad los astros, así que he roto mi silencio para daros por fin la información que tanto buscáis en las páginas traseras del 20 minutos: voy a escribiros el horóscopo del día de hoy, 18 de mayo de 2014 (horóscopo no intercambiable con otras fechas, si desea descambiar su horóscopo debe traer el albarán reglamentario, consulte a su farmacéutico que lo mismo también quiere saber su horóscopo).

images
Aries: Esa operación bikini Aries, que aunque vivas en Madrid, algún día te invitarán a una piscina y querrán asar a la parrilla tus lorzas también. Hay que cuidarse, hostia. Las estrellas dicen que lo importante es el interior, pero lo cierto es que también eres un pelín cabroncete. El dinero te vendrá solo. En amor, bien. Creo.

Tauro: Ejem, tú sabrás por qué eres Tauro, chaval. Ojo con las puertas bajas y estrechas.

Géminis: Tú bien, en general. Tienes tu carisma muy acentuado, estás envuelto de ondas energéticas formidables, y la camiseta azul esa te sienta genial. El amor llamará a tu puerta, así que es hora de arreglar el timbre.

Cáncer: Hoy domingo, tienes los sentimientos y la emoción a flor de piel. Calma y serenidad, picha brava, que todos sabemos cómo acaban los findes tontorrones. Van a aumentar tus ingresos… en el hospital. O sea que de salud, puta mierda. Pero la estrella aquella dice que si te lo curras te puedes sacar unas perras, robando a quién te venga a ver a urgencias, por ejemplo.

Leo: Últimamente no estás muy fino, estarás pensando en el Mundial y en que te vuelvan a renovar, pero ayer estuviste regular. El chico que te molestaba con cresta de gallo va a volver y eso traerá problemas en el trabajo. Si te lo propones puedes llegar a hablar.

Virgo: Jajajajajajajajaja

Libra: Sí, por que es domingo.

Escorpio: Como Juglar, dejarás de estar en el paro. Hacen falta nuevas letras para el Tito MC, y es un trabajo bastante bien remunerado. Por otra parte, siempre has sido impulsivo (es lo que dicen las estrellas), pero tendrás que relajarte, que la vida no está hecha para tomar calorías (esa estrella es un poco spam, creo yo).

Sagitario: En unos días realizarás un viaje muy importante para ti. Por fin te irás a tomar por culo. Ese sitio al que todos recomiendan ir pero nadie nunca ha visitado. Descubrirás así que el verdadero amor está en la vereda de la puerta de atrás, como decía Extremoduro. Y en amistad, flama.

CapricornioCapricornio: Tienes que sentarte más hacia delante en el váter, de lo contrario tendrás que usar la escobilla.

Acuario: Si te centras en tus objetivos laborales, la suerte te vendrá de cara. El amor es algo que se obtiene con constancia pero sin obsesionarse, llegará y antes de lo que esperas. Deja que tus familiares se acerquen a ti, ellos te necesitan y tú los necesitarás en un futuro. Nah, es broma todo esto. Vas a morir hoy.

Piscis: Qué bonico eres, la luna te sonríe y tu madre te va a poner unos filetitos con patatas para almorzar y ni siquiera te va a subir el colesterol. A esta merendola invito yo, campeón.

Ya sabéis, tomaos esto al pie de la letra por que es exactamente como sucederá, ni dobles interpretaciones ni hostias. Os desea una buena semana, atentamente: Yisus. PD: Besis de fresa ^^