Que mañana madrugo

Me he levantado con cara de legaña,

con un aliento de salvaje oeste,

con el cuerpo del gato de la lasaña,

y los calzoncillos en la lavadora puede que enceste.

.

He peinado pelos que necesitaban látigo,

desayunado café frío y tostada Torquemada,

camisa bien estirada y chaqueta de descatálogo,

y al bus, a mover la pelvis con alguna jubilada.

.

He puesto el culo en la silla de oficina,

he remado ocho horas en una galera binaria,

mientras el jefe con Pacharán y piscina,

asciende a una secretaria, que por normal y corriente, es ordinaria.

.

Cuando acaba el toque de queda salgo disparado,

a poner el codo en la barra y hablar con el camarero,

a contarle mis penas, triste y desolado,

mientras la gente agita los hielos a modo de sonajero.

.

Pero ya es tarde, tengo que descansar,

que mis ojeras están de color hematoma,

ya en las esquinitas no hay angelitos para rezar,

mejor vuelvo a la cama a inducirme el coma.

.

Que mañana madrugo,

que a las siete abre el dueño,

que tengo que ganarme el pan o un mendrugo,

pero lléname, que no cojo el sueño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s